Surfari en barco

En este post voy a explicar como es un boat trip para surfear, basado en mi experiencia en Maldivas. Contaré los pros, los contras y daré algunos consejos si estáis dudando si iros de surfari en barco.

Chikens, Maldivas

Chikens, Maldivas

Ubicación

Una de las mejores cosas que tiene estar en un barco es que haces vida delante mismo del pico, se puede ver en cada momento como evoluciona el viento y la marea para saltar al agua en el mejor momento. Además, como el barco se va moviendo siempre está junto al mejor spot dela zona.

El punto negativo de esto es que si después de surfear 4 horas te apetece pasar la tarde en tierra… no siempre es posible.

Mi camarote en el Anloran

Camarote

Comodidad

Está claro que en un barco siempre hay estrecheces, las habitaciones no son como en los hoteles, y salir a dar un paseo no es tan fácil como saltar por la borda. Además nunca estás sólo en el barco, está claro que puedes tener tus momentos de intimidad en algunas ubicaciones, pero constantemente te encuentras con otros viajeros o tripulación.

Hay que pensar que no se va a hacer vida en la habitación, sólo sirve para descansar. Así que al final da lo mismo estar en un camarote de dos por dos o en una suite. Pasar el día entero en el mar y tres sesiones de surf son el mejor remedio para dormir dónde sea.

Tablas de surf en el barco

Ambiente surfer

Ambiente

Todos los que estén en el barco van a surfear, así que todo gira entorno al surf. Es una buena forma de conocer gente con una afición en común. También se suele entrar en grupo al agua, así que es complicado estar sólo del todo en el pico, pero si hay buen rollo en el barco es como estar con los amigos.

Es genial hablar de surf en la comida. Y que siempre haya alguien dispuesto a dejarte un invento si se te rompe el tuyo. O alguien que te deja probar su tabla favorita sin conocerte apenas de un par de días.

Consejos

  • Haz una lista. Antes de embarcarte recuerda que no podrás ir a comprar lo que quieras. Para preparar el viaje haz una lista de todo el material que vayas a necesitar, porque no quieres abrir la maleta y descubrir que te has olvidado las quillas…
  • Pilla la litera de abajo. Aunque el barco amarre en aguas tranquilas, siempre se mueve por la noche. Si el vaivén te molesta es mejor estar lo más abajo posible, así que las camas de abajo en las habitaciones de la cubierta inferior son las que tienen menos movimiento.
  • Ayuda y comparte. Como ya he dicho hay mucha gente en el barco y vas a convivir con ellos durante días, así que lo mejor es ayudarse mutuamente, dejar cosas que otro se ha olvidado, etc.
  • Abre tu mente. No todo el mundo del barco va a compartir tus creencias o ideologías, así que lo mejor es respetar a los demás y pensar que estás ahí para surfear y pasarlo bien.
  • Protégete. Estar todo el día en el océano implica estar muy expuesto a los rayos solares, así que es importante usar crema solar y gafas de sol. Incluso si está nublado, el poco Sol que se vea reflejado en el agua puede causar estragos en la piel y ojos.
  • Se consciente de dónde vas. Ante todo no te metas en un barco dos semanas si no estás dispuesto a sacrificar un poco la comodidad y libertad (relativa) que te quita.

Mi viaje

Yo fui a Maldivas en el Anloran. Es un open boat, quiere decir así que se pueden contratar los días que se quieran para cualquier número de personas. Esto es ideal para gente que viaja sola como yo, o grupos de amigos que no pueden reunir a tanta gente como para contratar un barco entero.

Realmente le aconsejo a todo surfer que al menos una vez en la vida se haga un boat trip. Es una gran experiencia que hay que vivir para poder valorar.

Un saludo para Andrés por acogernos en su casa flotante; a Shanoon, “Rafa” y resto de la crew por cuidarnos y llevarnos de aquí para allá.

Y sobretodo saludos a los que fueron mi familia durante unos días. La troupe de Euskadi Julen, Igor, Rubén… y de Alicante Rafa, Álvaro, “Rubio”, Juan que lo daban todo en el agua. Jaime, Javi, Marc y Pere con los que compartí más olas y charlas. Y Salvatore, Joseba, Aritz y demás que me dieron el relevo cuando me marché del barco. También tuve la suerte de coincidir con el gran Marek, realmente un pedazo de surfer viajero. ¡Un abrazo a todos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *